RSS

Fidel siempre fue diferente

14 Ago

IMG_4011Por Diosmel Galano Oliver (Twitter: @DiosmelGO)

Justino Silega Fernández lleva el campo cubano en las venas, sobre todo ese que en el oriente de la isla distingue por sus olores y verdes tonalidades; tanto que al llegar a Camagüey convirtió el patio de su casa, en el reparto Modelo, en un bien surtido espacio.

Allí vive desde hace un año, cuando se mudo hacia la ciudad de los tinajones para acercarse a los hijos y compartir con ellos las experiencias de 78 años de vida.

Justino no rechaza las conversaciones interesantes; al ritmo del balance hogareño y con la pipa llena de picadura de tabaco, le alegra revivir las tantas historias de una larga existencia, pero con especial agrado cuenta esa que lo vincula al líder indiscutible de la Revolución cubana.

“Soy de Santiago de Cuba y como de pequeño quedé huérfano vive a vivir con una tía par Birán. Mi padrino era mayoral de la compañía Altos del Medio, que colindaba con la finca del papá de Fidel, y a la única escuela que fui fue la de Birán, donde conocí a la familia de los Castro”, contó.

Recordar esos tiempos infantiles cerca de Fidel es un placer para Justino Silega, agradecido siempre por esta Revolución que hizo triunfar y permitió que negros, obreros y campesinos ingresaran activamente a la sociedad, también como garantía de felicidad para los niños, quienes en la época de nuestro entrevistado debían dejar los estudios para ayudar mediante el trabajo forzado a la economía familiar.

“Todo eso que él tiene, su buen gesto, lo trae él de nacimiento. Cuando estaba en la casa, que era una comunidad pobre, el tomaba cosas escondidas de la casa para dárselo a los muchachos. A los haitianos también los ayudaba siendo un niño, y la prueba está en que al triunfar la Revolución les hizo casa a todos, no dejó a ninguno desamparado. Por eso yo digo que eso que tiene lo trae de naturaleza, porque Fidel toda la vida ha sido así”, señala.

Con ese lenguaje sencillo que caracteriza a los hombres sinceros, Justino relata las anécdotas de esos días en que estuvo cerca de Fidel y de la familia de los Castro.

“Allí en Birán conocí a toda la familia Castro y Fidel desde niño era travieso, el padre se ponía bravo con él porque quería que estudiara para ser terrateniente; pero Fidel no estaba en eso, el lo que entendía es que todo el mundo tenía que ser parejo, no tenía preferencias. Para él todo el mundo era igual, no había razas y a todos los ayudaba”, rememora Justino.

Fidel, ese invicto soldado que cabalga sin miedo hacia el sol de la muerte enfrentando al más brutal imperio, como lo retratara el antiterrorista cubano Antonio Guerrero, se caracteriza por muchas cosas, entre ellas…

“Él lo único que tenía una cosa: no le gustaba perder en los juegos, como ahora que no le gusta perder en nada. El jugaba pelota o boxeaba y era para ganar. El luchaba con un jamaicano de la comunidad que era más fuerte y siempre lo dominaba, se ponía bravo pero apenas terminaba la pelea salían abrazados”, asegura.

Desde aquellos años Justino no ha vuelto a coincidir con Fidel, aunque estuvieron bastante cerca cuando el Comandante recorrió las zonas afectadas del Oriente de la isla tras el paso del ciclón Flora.

Pero de él aprendió al trabajo honrado, a defender y amar la patria, a interesarse por el bienestar de los demás y otras tantas virtudes que lo definen, y en estos días en que el amigo de la infancia cumple 90 años, el mensaje de felicitación no puede faltar.

“Si lo vuelvo a ver es que duré 90 años más, que siga su estilo, porque estoy seguro que él no va a cambiar; y que tenga la seguridad de que nosotros vamos a estar siempre para seguirlo y apoyarlo”, expresó emocionado.

Entre Camagüey y Santiago de Cuba transcurren ahora los pensamientos de Justino Silega, junto a su esposa mantiene el patio libre de malas hierbas y sembrado de plantas frutales o viandas para el consumo.

Y allí, bajo el joven almendro que da frescor a su casa en la Calle 8 del reparto Modelo, asegura que el 13 de agosto destapará una botella de ron para brindar por los 90 años de su Comandante en Jefe, ese que le dio la alegría de vivir en una Cuba donde todos los hombres son iguales.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 14 agosto, 2016 en Sociales

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: